Sobre Redes con Pepe Valdivieso

En el episodio de hoy hablamos con Pepe Valdivieso, actor mejor conocido por su papel como Leo en Educando a Nina y como Lalo en Paramédicos. En esta plática súper honesta y abierta, Pepe nos cuenta sobre sus experiencias estudiando actuación en Los Angeles, desde su camino para encontrar una escuela que le gustara hasta toparse con algo microagresiones de parte de sus compañeros y maestros. Después hablamos sobre el rol de las redes sociales en la carrera del actor, algo con lo que Pepe tiene muchísima experiencia – tanta que le consiguió su papel como Leo. Pepe es una persona divertida, con un montón de energía, y con muchísimas ganas de seguir aprendiendo y creciendo.

Sigue a Pepe en @pepevaldivieso
Sígueme a mi: @sofiaruizactor

¡Si tienes sugerencias de temas, mándame un mensaje directo por Instagram!

Este episodio es producido por Flowerhouse Productions, visita nuestra página en inocenteconfusion.com

Música de Text Me Records del YouTube Audio Library.

Si no puedes escuchar ahorita, ¡te comparto el texto de los puntos más importantes que tocamos!

O léelo aquí:



Sofia: Tu uso de redes es impecable, y me  comentabas que de ahí salió tu papel de Leo, de tus historias en Instagram, cuéntanos cómo fue eso.

Pepe: Yo nunca había ido a TV Azteca que es la productora de Educando a Nina, fui a entregar mis papeles en septiembre y ese mismo día me hablaron con llamado al día siguiente en una novela. Pasó, grabé media hora, un episodio y ya.  Yo ya conocía a las directoras de casting, me caían muy bien, pero no éramos amigos.  Ahorita ya somos súper amigos, las amo y los amo, en mis tiempos libres me iba a echar relajo con ellos, pero en ese entonces no. La directora de casting del proyecto me respondió a una historia, “Hola Pepe, ¿cómo estas? Necesito que me grabes un casting, ¿me pasas tu teléfono?”  A las 12 de la noche del 2 de enero me acuerdo perfecto. Me llama, me dice “tengo este proyecto se llama Educando a Nina…”  Le hablo a mi mejor amiga y  grabamos el casting – que por cierto era para un personaje que no era el mío, sino para un personaje completamente diferente. Lo mandé y a los cinco minutos me ofrecieron el papel. 

Ahorita hay una oleada, que espero que acabe pronto: están saliendo influencers, YouTubers, gente que es pseudo famosa por hacer cualquier tipo de estupideces, como actores…  Te voy a hablar de dos cosas, porque yo estudié lo de atrás y lo de adelante.  Primero te voy a hablar de la parte de atrás: a valor de producción en un proyecto, tener a alguien con cinco millones de seguidores cautivos, que te siguen porque les interesa absolutamente todo lo que tu haces…  Si tu dices “me encantaron estas pantuflas,” van y las compran.  Si vas a este lugar, “Ay, esta persona fue aquí,” o “esta niña usa este maquillaje y se ve super bien, lo voy a comprar.”  Imagínate que ese influencer sube una historia todos los días por seis meses grabando tu proyecto, esa historia va a llegar a cinco millones de personas todos los días.  Eso en publicidad es carísimo. Y ellos cobran carísimo, pero no cobran tan caro como lo que gastarían para que cinco millones de personas efectivas, vieran su publicidad. Entonces, entiendo perfectamente porqué están usando eso, porque es una forma de tener presencia en públicos muy específicos, que a lo mejor no ven la tele, no ven los espectaculares, a lo mejor van a prender la novela o van a ir al cine sólo porque sale este vato. Eso yo lo veo del lado de producción, es muy barato en realidad. 

Pero también, sacrificas calidad.  Porque pueden ser chistosos, pueden tener chispa, pero no son actores.  Por lo menos la mayoría no son actores.  Sacrificas calidad, pero ganas audiencia.  Entonces ahí está el balance… ¿Qué quieres?  Una serie exitosa se puede medir por la calidad del proyecto, o por cuánta gente lo ve.  Son factores muy diversos. 

Sofia: En ciertos contratos en Hollywood, ya se incluye una cierta cantidad de posts por proyecto de parte de los actores. ¿A tí te tocó esto?

Pepe: No. Yo los pongo porque amo mi trabajo y me encanta promocionarlo. No tengo millones de seguidores ni estoy cerca de tenerlos, pero me gusta mucho comprometerme con las cosas. Así yo esté grabando un corto estudiantil lo voy a postear. 

Pero como actor, yo te digo que no es justo.  Uno como actor se tiene que cuidar la imagen, de repente no puedes hacer tonterías porque te van a encasillar.  No puedes hacer cosas tan irreverentes porque le vas a dar miedo a las producciones.  Si no eres súper influencer, siento que no puedes hacer ese tipo de cosas.  Yo soy muy hiperactivo, entonces creo que eso me ayuda mucho con las redes sociales y videos, para mí es un medio de desahogue, de sacar toda la energía, de estar en contacto con la gente, de decir tonterías. Si tengo los seguidores que tengo porque les gusta, si no les gustara me dejarían de seguir, entonces me siento en confianza, pero tengo que cuidar qué tipo de tonterías hago.  No pueden ser políticamente incorrectas, racistas, o de pronto en la playa con poca ropa – porque entonces ya no eres actor serio.  Pero de ser actor serio a ser influencer hay muchísima diferencia.  Es injusto porque uno le chinga todos los días yendo a todo casting posible, porque hasta casting de comercial cuenta, así tengas que esperar seis horas, estás frente a cámara. Leí un libro, Cómo hacer que las cosas pasen, dice que un piloto para volar necesita cincuenta mil horas de vuelo efectivo. Entonces tú, como actor, necesitas también esas cincuenta mil horas efectivas.  Quieras o no, estar seis horas esperando en un casting, aunque sea estar un minuto frente a la cámara, esas seis horas cuentan, porque te están fortaleciendo.  Sí quieres, sí quieres, vas, vas, vas, estás dispuesto a esperar.  Es parte del trabajo del actor, esperar.  Cada cosa suma, y haces tu tarea, te dan el personaje, te vas al casting, lo preparas, buscas el vestuario, te pones nervioso mil horas antes del casting, a lo mejor la riegas en el casting, sales llorando, dime si no te ha pasado… A mí me paso ayer, hice un casting tan malo, que salí llorando.  Y luego directores de casting que creen que porque eres un desconocido te pueden tratar como te pueden tratar, y entonces te hacen sentir super mal, pero eso te forja el carácter.  

Me  costaba mucho al principio, pero pensé: no puedes dejar que alguien te juzgue a ti como persona, a ti como actor, o a tus habilidades histriónicas si sólo te ha visto quince minutos, o tres minutos.  A lo mejor no das el papel, a lo mejor no tienes un buen día, a lo mejor estas en una rachita mala, no puedes dejar que alguien que no te conozca te defina.  Y creo que como actores estamos muy vulnerables a pensar, “no me quedé, seguro soy súper malo,” o “no me dio callback, me dijo que me fuera enseguida…”  No tienes control de eso, y no puedes dejar que te defina.  Tuve un mal día, tuve un mal casting, hoy me levanté y dije me vale madre, es otro nuevo día voy a hacer cinco.  Y esos cinco me salieron de huevos todos.  Es muy difícil.  Me escriben muchos niños diciendo “quiero ser actor, ¿cómo le hago?”  Yo les digo, a ver, primero: estudien y luego se relajan y olvidan a la cámara. Segundo: te tiene que gustar muchísimo. Porque tienes temporadas en las que piensas, “¿qué pedo de dónde voy a comer?”  Por ejemplo, yo no he cobrado desde Nina, hace tres meses. Yo estudié en el ITESM, podría tener un trabajazo, pero me gusta tanto ser actor, que prefiero tener este tipo de dilemas a dejar de ser actor.  Hay gente que dice que quiere ser actor, pero no estudia, no se cuida, no se chinga, no se cuida la piel, no va al gimnasio, no cuida la alimentación, no cuida sus relaciones… Pues, ¿qué tanto quieres ser actor? 

Sofia: Dices no es justo que los actores tengamos que tener presencia en redes pero, ¿lo ves ahorita como parte del trabajo del actor, tener un perfil en alguna red social?

Pepe: Claro. Sobre todo porque, yo sé que no es lo más importante, pero a la gente le gusta ver lo que haces.  Lo vemos por ejemplo con la nueva canción de Thalia.  Ella estaba en las épocas en las que los actores eran semidioses porque nadie sabía de ellos, era famosa y la veías en la calle y… (exclama).  Pero ahorita, sube historias de qué té se está tomando, qué café toma, a dónde va de vacaciones, qué se puso hoy.  Ya los sientes parte de tu familia y la gente ya no te acepta que tu no hagas eso.  Porque es otra forma de estar en contacto [con el publico].  Pero es muy importante saber que lo que sube la gente a redes sociales, es un fragmento.  Un amigo me dijo, “siempre subes cosas feliz y no siempre estas feliz.”  ¡Claro! Pero si subo 20 historias… son acontecimientos que tú escoges compartir. Y con Photoshop, Facetune, Enlight, lo que te imagines para editar tus fotos y quedar como tu quieras.  Es la mejor versión de ti mostrada en internet.  Pero funciona y la gente lo quiere ver.  

Yo sí estoy de acuerdo con que como actor compartas un poquito de tu vida, porque a la gente le gusta y ya es parte de – no es como que quieras o no, ya es parte de [como los headshots, el curriculum, ir al gimnasio].  De hecho en unos castings te piden tus redes sociales.  Yo creo que también es para revisar que no salgas tan encuerado o no compartas memes de política, pero más que nada es para ver el alcance que tienes.  

Sofia: Veo que no le tienes miedo a usar nuevas herramientas – empezó IGTV y enseguida empezaste ahí, etc.  Yo soy una de esas personas que batalla mucho con las redes – estoy haciendo un esfuerzo muy consciente por meterle tiempo y estética.  ¿Qué nos dirías a los que nos da nervio entrarle a nuevas herramientas?

Pepe: Ahí te va mi respuesta, que a lo mejor es un poco ruda… Creo que es un tipo de personalidad, se requiere un tipo de personalidad muy específico, para  hacer ese tipo de cosas naturalmente.  Porque creo que lo más importante es ser tú.  Si no te nace subirte con un filtro de conejo, no lo hagas y sube tu día o tu té o una selfie tuya, pero si no te nace, no lo hagas porque se nota.  A parte como no estas en personaje, no estás actuando nada, la gente tiene que saber quién eres tú. 

Sofia: Y saben, no cuando no es autentico…

Pepe: Sí, se nota muy cabrón.  Tú me conoces, sabes que yo no puedo estar quieto.   

Tengo juventud, tengo salud, tengo ganas, que es lo importante. No hay razón por la cuál no consigas lo que quieras si estás ahí todo el tiempo y si te estás preparando todos los días y chingándole todos los días. Eventualmente va a pasar. Y realmente lo que necesitamos es EL proyecto. El proyecto que te pase de un estatus A a un B, o de un B a un A como dicen en Estados Unidos (A-list, B-list).  Es UN proyecto.  Uno.  Por ejemplo, este de Nina me pasó de un D a un C (ríe). 

Sofia: ¿Cuál es el mejor consejo que has recibido?

Pepe: Una amiga me dijo una vez: ¿por qué te vas a preocupar por personas que, uno, no pagan tu renta, dos, no pagan tus cosas y tres, no tienen porque tener influencia en tu vida?  ¿Por qué te vas a preocupar por situaciones que no te dan de comer?  Preocúpate y enfócate en las cosas importantes y si tienes un problema con alguien, “mira tú no me das de comer, tú no puedes opinar de mi vida.” Leí en algún lado, “lo que diga Pedro de Pablo dice más de Pedro que de Pablo.”  No hay que darle importancia a lo que digan- así sea bien o mal, no te lo creas. Lo que digan de ti no importa, lo que tú piensas de ti es lo que importa.